Testimonio – Olga

Quiero compartir mi experiencia de haber realizado los compromisos asumidos al haber sido atendida en la teoterapia Abriendo el Corazón.

Llegue por recomendación de unos amigos que me impresionaron sus logros como pareja, nosotros tenemos 32 años de casados y 3 hijas ya mayores, dos casadas tenemos 2 preciosos nietos.

Yo soy una persona, que no me conformo fácilmente con lo que he logrado, sino que estoy en constante búsqueda de algo nuevo y mejor para nuestra familia y es por eso que trate en lo posible .
Para que toda nuestra familia participara de la teoterapia abriendo el corazón y así fue.

Yo creo que no basta solamente con asistir y escuchar tantas cosas novedosas que te van diciendo, la satisfacción y alivio que sentimos al vernos liberados de tantos traumas y frustraciones que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida, sino que juega un papel muy importante y decisivo el realizar las tareas que nos deja como parte de la teoterapia. Por mi historia personal única e irrepetible por cierto, me toco cultivar y sembrar flores en una tumba abandonada imaginando que fuera la de mi mamá, puesto que yo no se donde reposa su cuerpo, ya que ella falleció cuando yo tenia 5 años y nunca me había preocupado de averiguar nada de ella, hasta me sentía un tanto falsa cuando pronunciaba la palabra mamá, además le hice varias misas de honras, ore mucho por el descanso de su alma a la vez que le pedía su perdón por mi ingratitud y olvido.

Realizar todas estas cosas con mucho cariño y esperanza, me ha hecho sentir aliviada, en paz y con mucha ilusión por conocer mis orígenes, como preguntar a mi única tía hermana de mi mamá, que me describiera su fisonomía, su carácter, sus gustos, sus sueños etc.

Ahora se que ella siempre ha estado a mi lado, cuidándome y protegiéndome desde arriba, me siento muy feliz por todo lo que he vivido y aprendido en Abriendo el Corazón.

Comentarios

Comentarios